La Consejera de Agricultura en los foros de la Fundación

Carmen Crespo señala la proactividad y liderazgo como “fundamentales” para hacer frente a los efectos de la sequía

La consejera ha abogado por la colaboración público-privada para la desalación y la reutilización del agua en el desayuno informativo de la Fundación Cámara de Comercio de Sevilla

En el transcurso de esta ha anunciado que la Consejería del Agua ya trabaja en el tercer Decreto de Sequía en el marco del Plan S.O.S.

El encuentro ha contado con el patrocinio del Grupo Martín Casillas, representado por su presidente, Francisco Martín González y con la participación del presidente de la Fundación Cámara Francisco Herrero y del presidente de la Cámara de Almería, Jerónimo Parra, encargado de presentar a la Consejera.

La consejera de Agricultura, Pesca, Agua y Desarrollo Rural, Carmen Crespo, ha desgranado hoy la Política de Agua del ejecutivo andaluz en el desayuno informativo, organizado por la Fundación Cámara de Comercio de Sevilla, y patrocinado por el Grupo Martín Casillas en el marco de la conferencia denominada ‘Las posibilidades hídricas de Andalucía’. En ella, ha realizado un amplio repaso de las medidas e infraestructuras impulsadas y puestas en marcha por la Consejería para paliar el déficit hídrico estructural que sufre, en la actualidad, Andalucía.

De hecho, en estos momentos de extrema sequía, Crespo ha incidido en la importancia de “tener liderazgo, ser proactivos y realizar inversiones para paliar las graves consecuencias que están suponiendo para la economía y los sectores productivos”. De ahí que haya querido resaltar la “necesidad de lograr un lobby que pueda influir en las directivas marco europeas y en todos aquellos debates importantes que se susciten en torno a la gestión y a la gobernanza de la política hídrica en las distintas regiones”.

La consejera de Agua ha aseverado que “es fundamental la unión de todas las administraciones” y, por supuesto, la necesidad de “abrirnos a la colaboración público-privada para favorecer nuevas herramientas, medidas y acciones que nos permitan avanzar, de forma urgente, en materia de desalación o la reutilización del agua que nos permita fabricar nuevos recursos no sólo para los sectores productivos sino para los propios municipios”.  Sin duda, “si apostamos, como hasta ahora, por la depuración, nos abrimos a la desalación y ponemos el acento en el agua regenerada estaremos garantizando el futuro de Andalucía”. Por tanto, “no se debe desdeñar ninguna fuente hídrica”, ya que “todas son importantes y necesarias”.

De ahí, que haya hecho hincapié en “la importancia de escuchar a la sociedad», como hizo la Consejería recogiendo 120 alegaciones en el Pacto Andaluz por el Agua que se aprobó de forma consensuada por toda la cámara y que, sin lugar a dudas, marcó el inicio de la hoja de ruta del Gobierno autonómico en esta materia.

En aras de la colaboración entre administraciones, la consejera ha recordado que el ejecutivo andaluz se ha comprometido a asumir el 50% del coste de depuradoras que son de interés general del Estado, y por lo tanto de competencia estatal, para agilizarlas, como es el caso de las de El Ejido, Roquetas de Mar, Adra, Matalascañas, Burguillos, Guillena y Sanlúcar de Barrameda.

De igual modo, la consejera ha recordado que “nos hemos fijado como objetivo en esta legislatura alcanzar los 120 hectómetros cúbicos de aguas regeneradas para nuestra tierra”, con importantes obras que ya se han realizado, por ejemplo, en la comarca de La Axarquía malagueña, y otras que han comenzado ya en el Poniente almeriense. En materia de depuración, Crespo ha relatado que “el actual gobierno andaluz el que ha hecho efectivo el canon del agua poniendo en marcha las 300 obras que en él se recogían”. Esto ha posibilitado que Andalucía haya pasado de pagar 12,6 millones de euros de sanciones por incumplimientos en depuración a la Unión Europea a 600.000. Una cifra que, según Crespo, “dejará este gobierno a cero”.

Crespo ha subrayado, asimismo, la inversión de 124 millones de euros que está llevando a cabo la Consejería en la ciudad de Sevilla para concentrar la depuración en El Copero y La Ranilla a la vez que se atiende la demanda vecinal histórica de clausurar las EDAR de San Jerónimo y Tablada. Ello, vendrá a dar “una posibilidad vital a la capital andaluza a la hora de establecer futuros desarrollos tanto industriales, urbanísticos como sociales gracias al acceso de las aguas regeneradas”.

En la provincia de Sevilla, además, la Consejería está llevando a cabo importantes obras de abastecimiento, concretamente en el término municipal de Burguillos y en la Sierra Sur, todo ello para que, como ha asegurado, “haya una garantía hídrica para sus ciudadanos”.

La apuesta del Gobierno andaluz por paliar los efectos de la sequía se materializa, además de con los dos decretos de sequía en vigor, por valor de 141 millones de euros, con el Plan S.O.S., que prevé una inversión de más de 4.000 millones de euros para el horizonte temporal 2022/2027, la activación de un tercer decreto de sequía, así como con el incremento de un 25% del Presupuesto de la Junta de Andalucía de 2023 para medidas e infraestructuras hidráulicas. Por el contrario, Crespo ha constatado que, en plena sequía, “los Presupuestos Generales del Estado (PGE) prevén un decremento de los fondos para inversión en la Cuenca del Guadalquivir, de su competencia, del 11,5%”. La consejera ha incidido en que el “retraso de las anualidades en los PGE para desaladoras vitales para Andalucía, como la ampliación de la de Carboneras o Campo de Dalías, la del Almanzora, así como la de Marbella y la construcción de la prevista en La Axarquía no se entiende en un momento de sequía como el actual”.

La consejera de Agua ha señalado la importancia de actuar para que “la sequía, con las infraestructuras que se están creando, suponga una oportunidad de futuro” y ha puesto el acento en que “el agua no puede abordarse desde la ideología o desde un punto de vista político, al tratarse de un tema fundamental tanto para lo social como para lo económico”.

Para Crespo, “es vital que todos arrimemos el hombro” y ha solicitado, de nuevo, al estado “una reprogramación del Next Generation para que lleguen más fondos para el agua”. Y ha ofrecido a la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir colaboración para desarrollar sus 20 hectómetros cúbicos de agua regenerada para las provincias de Sevilla, Jaén y Córdoba mediante la ejecución de terciarios.

En concreto, la consejera ha apuntado la necesidad de que, al igual que está haciendo la Junta de Andalucía, “el estado auxilie a los municipios para trabajar en evitar las fugas de agua” que, como ha explicado, “en algunas poblaciones alcanzan hasta el 50%”. Desde la Junta ya se activó una línea de ayudas en este sentido para ayuntamientos de menos de 20.000 habitantes y se ha pedido al Estado que amplíe los fondos para este tipo de acciones.