«Hay que aprovechar el dinero del Fondo de Recuperación»

Luis Garicano Gabilondo,  jefe de la delegación de Ciudadanos y vicepresidente económico de Renew Europe:  

“Es un gran riesgo para España que no aprovechemos el dinero del fondo de recuperación europeo. Hay que invertir en 6 años los 140.000 millones de euros que España recibirá de la UE.  Y con lo hasta ahora ejecutado de  los fondos estructurales los próximos 6 años tendremos que gestionar una cantidad 4 veces mayor”

“Preocupa que el dinero de los Fondos asignados para España no lleguen a las pymes que son las que más lo necesitan”

Luis Garicano Gabilondo, jefe de la delegación de Ciudadanos y vicepresidente económico de Renew Europe ha participado en un foro digital organizado por la Fundación Cámara de Comercio de Sevilla en el que ha impartido una conferencia sobre “El fondo de recuperación europeo es una oportunidad que España no puede permitirse desaprovechar”.

Ha hablado sobre el gran paquete europeo aprobado por el conjunto de la Unión, compuesto por un presupuesto ordinario de 1 billón de euros para los próximos 7 años y otro extraordinario  por valor de 750 millones de euros, con la novedad de la emisión de bonos para financiar transferencias directas. 

¿Cómo funciona el mecanismo?

Garicano ha explicado que “los Estados Miembros deben presentar un Plan de Recuperación y Resiliencia explicitando reformas e inversiones, que debe estar alineado con el “Semestre Europeo” y con la agenda digital y verde. Solo obtendrá financiación si recibe una “A” (cumplimiento satisfactorio) de estas condiciones.  Así, la Comisión distribuirá los fondos a medida que se vayan cumpliendo los objetivos pudiendo suspender los pagos en caso de deficiencias en el Estado de Derecho.  Todas las reformas se deben implementar en 4 años desde la aprobación y las inversiones en 7 años”.

Garicano ha recordado que “los Fondos se podrán gastar en: Transición verde, Digitalización, Competitividad y productividad, Cohesión social y territorial, Resiliencia institucional, Juventud e infancia, y España va a ser el segundo receptor de transferencias directas pudiendo recibir hasta 59.168 millones. 

La oportunidad y el reto es importante porque España tiene para gastar durante los próximo 7 años unos 200.000 millones de euros”.

Así ha lamentado que “actualmente España es el país de la UE que menos ha ejecutado de los fondos estructurales que tiene asignados (35%) y también somos el que menos ha decidido a que proyectos asignarlos (80%):11.500 millones sin asignar, 36.839 millones sin ejecutar, por lo que en los próximos 6 años tendremos que gestionar una cantidad 4 veces mayor”.

La Comisión Europea tendrá que rendir cuentas sobre el funcionamiento del Mecanismo ante el Parlamento Europeo de manera regular y evaluar los planes del país para el gasto de esos Fondos que deben cumplir once criterios.

Para cumplir con dichos criterios, Garicano asegura que “España debería gastar el dinero en crear empleo de calidad para la era digital, transformar España en una referencia mundial en educación, aprovechar la transición ecológica para liderar la economía verde, devolver a nuestra sanidad su posición de liderazgo mundial, y tener una administración digital, eficaz y transparente”.

Pero lamenta que “no vamos en una buena dirección porque no hay un plan, el borrador del Plan de Recuperación es pobre y no incorpora reformas pendientes reclamadas por la Unión; no hay expertos; la gobernanza es ineficaz y compleja; hay politización; y la reforma del CGPJ demuestra la falta de importancia que tiene para España del Estado de derecho”.

Garicano ha terminado su intervención preocupado por cómo se va asegurar que el dinero de los Fondos asignados para España lleguen a las pymes, que son las que más lo necesitan, y por la falta de coordinación del Gobierno central, que no ha escuchado las propuestas de las comunidades.

Durante su intervención, el presidente de la Cámara de Comercio de Sevilla, Francisco Herrero, ha lamentado la falta de ayudas a la paralización de la actividad “entendemos que las limitaciones a la hostelería y al comercio son necesarias para combatir la pandemia y así se está procediendo en la mayor parte de Europa, pero no se procede de la misma manera en la respuesta económica de los gobiernos para superarlas. España vuelve a quedarse una vez más, a la cola en cuanto a las ayudas directas a las empresas más afectadas por la pandemia. Tenemos entre todos que relanzar nuestra imagen de país atractivo para el negocio y la inversión, y para seguir siendo el primer receptor de turismo europeo, y hacerlo de forma coordinada y concertada con protocolos sanitarios y de seguridad que generen confianza. Solo así saldremos adelante”.