El Delegado Especial para el Consorcio de la Zona Franca de Sevilla, Javier Landa asegura que “la Zona Franca, tendrá recursos financieros suficientes en 2020 si el Ministerio de Hacienda aprueba el Modelo de Recurso Financiero en los Presupuestos”
  • “En un plazo de 2 años la Zona Franca de Sevilla podrá tener recursos financieros propios de las empresas que se instalen y desvincularse de los Presupuestos Generales del Estado”. Avisa de que el modelo financiero promovido para el recinto depende de la aprobación de los PGE de 2018
  • La Zona Franca espera a medio-largo plazo acometer una ampliación hasta 1 millón 250 mil metros cuadrados e integrar a las empresas de Astilleros

El Delegado Especial del Gobierno para el Consorcio de la Zona Franca de Sevilla, Javier Landa Bercebal, ha presentado esta mañana en la Cámara de Comercio de Sevilla, la situación actual de “La  zona franca de Sevilla y los Presupuestos Generales del Estado”.

El Delegado de la Zona Franca, ha hablado de estrategia, de futuro y del perfil del cliente para la Zona Franca de Sevilla, haciendo un recorrido  desde sus inicios hasta su entrada en funcionamiento real tras su cerramiento, y establecimiento del operador económico en octubre de 2017.

Javier Landa ha dejado claro que “la Zona Franca de Sevilla, interesa a Sevilla, porque crea empleo y crecimiento económico. Y cuenta en la actualidad con 4 empresas instaladas y reconocidas como operadores económicos (Reciclados Navales del Sur, Inabensa, Sevitrade y Jannone), y dos en proceso, (TRH, e Hispalense de Líquidos)”, a la espera de poder incluir a las empresas de Astilleros, una vez sea aprobado por el Ministerio de Hacienda la futura ampliación de la Zona Franca a 1 millón 250 mil metros cuadrados.

Recientemente, ha explicado Landa, “la empresa Industria Química y Farmacéutica VIR SA, ha solicitado instalarse en 16.000 metros cuadrados del área de la zona franca, para crear una planta con una inversión de 20 millones de euros y la previsión de crear cien puestos de trabajo”.

En ese sentido, Javier Landa ha defendido que su estrategia al frente de la zona franca “no ha sido atraer empresas por el mero hecho de que el proyecto cuente urgentemente con más agentes. Esa no ha sido mi obsesión. Mi  prioridad es asentar el proyecto con un grupo potente de empresas desde el principio, para después comenzar con la captación de nuevas sociedades”.

El Delegado de la Zona Franca, ha explicado a los empresarios los “requisitos que las empresas tienen que cumplir para instalarse en este recinto, que pasa por cumplir un Reglamento de Régimen Interior, y adaptarse al Modelo de Contabilidad de Existencias”.

“Este proceso, asegura Landa, requiere de un tiempo de adaptación, y de esfuerzo por parte del empresario, que además de las ventajas fiscales que pueda obtener debe, aportar algo a la zona Franca, en contraprestación de dichas ventajas. A las empresas se les pide que aporten crecimiento económico y empleo”.

Sobre las posibles competencias que puede encontrar la Zona Franca de Sevilla Landa ha hecho referencia a los recursos económicos, ya que “en principio, y hasta que la Zona Franca de Sevilla logre suficientes empresas, depende de los Presupuestos Generales del Estado, hasta lograr recursos financieros propios provenientes del impuesto de sociedades de las empresas instaladas. El objetivo es destinar el 75 % de esos recursos obtenidos de las empresas a inversiones en desarrollo de la Zona Franca”.

A este respecto, Landa ha asegurado que “en un plazo de 2 años la Zona Franca de Sevilla podrá tener recursos financieros propios y desvincularse de los Presupuestos Generales del Estado. Así ha manifestado que el proyecto de presupuestos generales del Estado (PGE) para 2018 incluye finalmente dicho “recurso financiero”, así como un “fondo de compensación” solidario entre las zonas francas de toda España”.

En este contexto, y hasta que este modelo sea probado, la zona franca cuenta con un aprovisionamiento de más de dos millones de euros y sigue una “política de austeridad”, gracias a la cual “en condiciones normales, no debe haber ningún problema de financiación”.

Sobre el Futuro de la Zona Franca, Landa ha hablado de la intención de “expandirse en un segundo asentamiento a la Zona aeroportuaria, si así lo considera el sector aeroespacial”.