El pleno de la Cámara de Comercio de Sevilla, ha acordado instar al Ayuntamiento  a que dé marcha atrás y reflexione sobre la  medida adoptada de reducir el número de veladores  en la zona centro de la ciudad. Una decisión que  consideramos un “ atropello a los propietarios de los establecimientos que se ven afectados por  la supresión de los veladores”.

Aún cuando desde la institución cameral,  considera que debe existir una regulación  al respecto que compatibilice la actividad con el tránsito de los peatones, nos parece “excesiva la medida adoptada, que solo en estas tres zonas como son la Campana, la Avenida de la Constitución o la calle San Fernando” provocaría la pérdida de 60 puestos de trabajo.

El pasado 1 de marzo , la comisión ejecutiva de la Gerencia de Urbanismo, desestimó las alegaciones que fueron presentadas por la Asociación y los Hosteleros afectados por la propuesta de ordenación de las terrazas de veladores.

Desde la Asociación de hosteleros han solicitado que desde el Ayuntamiento se aplique la ordenanza reguladora de las terrazas de veladores de 2013 actualmente en vigor y se aplique el régimen disciplinario respecto a los que incumplan la licencia pero que atentan contra la imagen de todo el sector y que supone una clara competencia desleal.

Cerca de un 30% de trabajadores perdería su empleo, las ventas descenderían una media del 53%, así como la rentabilidad de los negocios un 80%, lo que llevaría a muchos de ellos al cierre, al ser inviables.

Desde la Cámara consideramos que la actitud mantenida desde el inicio por” la asociación ha sido de ofrecimiento a colaborar con el Ayuntamiento en la búsqueda de fórmulas que favorezcan la mejora de la estética y la calidad de las terrazas.”

Según los datos aportados por el Ministerio de Trabajo en el mes de febrero la hostelería dió empleo directo a 36.941 trabajadores y a 10.395 autónomos, lo cual supone un 7% del número total de afiliados en la Provincia de Sevilla en dicho mes. Un sector que lo conforman 10.000 empresas hosteleras, con una facturación anual cercana a 3.500 millones de euros.

Desde la Asociación de Hostelería mantienen  que  este dinero revierte en las arcas municipales como pago de la tasa de veladores , cerca de un millón de euros anuales.